lunes, 10 de noviembre de 2014

Nuevo periódico en Cañada Seca

Una Voz de Cañada Seca

Periódico de los Vecinos de Cañada Seca por la Comunidad - Año I -  N° 1 – Noviembre de 2014.
Consejo de Redacción: Sonia Balzano, Oscar Galdamez, Carmen Ramos y Horacio Ricardo Silva.
Celulares: (0260) 465-7342 / 450-2111 / 443-0280 / 402-7975 | Email: vozdecseca@yahoo.com.ar
Reuniones abiertas: los viernes a las 20 hs., en el local “El Viejo”, de Pedro Pablo, sobre R 143.


A modo de presentación


F
atalmente, tenía que ocurrir. La inexorable sombra de la Muerte iba a llevarse una víctima más: y ocurrió el pasado 26 de septiembre, en Tres Esquinas, un paraje que ya acumulaba varios accidentes en su haber.
Pero esta vez, la absurda muerte de José Guillermo Vergara dio origen a una espontánea e inusual movilización de los vecinos de la zona; cuyo único clamor, consistió en que no puede haber una sola víctima más en el Distrito, a causa del mal estado de rutas y caminos.
Este primer número de Una Voz de Cañada Seca, elaborado por un grupo de vecinos que se conocieron el día de la primera movilización, intenta simplemente que ese clamor no se pierda en el tiempo; sino que perdure, hasta que se hagan efectivas las medidas de seguridad vial.
 Ése es el compromiso de esta hoja, y el de los Vecinos de Cañada Seca por la Comunidad. Usted puede sumarse a esta iniciativa, y participar. Será muy bien recibido; porque, como dice un poema, una gota, con ser poco / con otras se hace aguacero.


Crónica de una muerte anunciada


L
a muerte de José Vergara, estrellado contra un poste de luz, tenía al menos 42 años de preaviso. Ya en agosto de 1972 Eduardo Fornes, entonces delegado municipal de Cañada Seca, había planteado la necesidad de hacer una rotonda en Tres Esquinas, para “eliminar posibilidades de accidentes”; pero nunca fue escuchado.
Cuatro décadas después, en 2010, la población local ascendía a 12.000 habitantes, con el natural incremento de los accidentes viales. La docente secundaria Patricia Vázquez y la escuela “Manuel Belgrano”, asumieron entonces la tarea de buscar una solución a tan grave problema, creando el proyecto “Llegaremos a Tiempo”.
Desde 2011 hasta la fecha, dicho proyecto hizo varias presentaciones formales ante todos los niveles de autoridad de la Provincia, desde el Gobernador hasta los concejales, pasando por Vialidad nacional y provincial. Se solicitaron semáforos, lomos de burro, señalizaciones, iluminación, y la rotonda para Tres Esquinas; no obstante, la inercia de la burocracia estatal terminó pesando más que la buena voluntad de las personas.
La lista de accidentes en el Distrito es demasiado larga como para enumerarla en este espacio; pero bastará  consignar algunas cifras, muy parciales, del somero relevamiento efectuado por Una Voz de Cañada Seca:
En noviembre de 2011, tres accidentes con al menos un lesionado; en febrero de 2012, 3 accidentes; en noviembre de 2013 dos accidentes, con siete alumnos de Buenos Aires heridos; entre enero y mayo de 2014, 30 accidentes, que provocaron siete muertes y cantidad de heridos.
Luego, sobrevino la muerte de Vergara; tres días después, el 29 de septiembre, un violento choque a metros de la YPF; y el 13 de octubre —hace apenas unos 15 días— la brutal muerte de un motociclista en la Ruta 143, cuyo cuerpo fue arrastrado 500 metros por una camioneta, hasta que el cuerpo se desprendió del vehículo.
En este breve —y muy incompleto— informe, están contabilizados 41 accidentes, 9 muertes, y una cantidad indeterminada de heridos, en un lapso de tres años. El deceso de José Vergara fue, entonces, la crónica de una muerte anunciada.



Cuando los santos vienen marchando

L
a noticia corrió de voz en voz: “se mató otro más en Tres Esquinas”. Eran las nueve de la noche del 26 de septiembre, y el creciente número de vecinos que iba llegando al lugar, se encontraba con la terrible imagen del cadáver de un hombre tirado en la ruta.
Las voces de indignación se hicieron oír cada vez con mayor fuerza: la ondulación de la carpeta asfáltica, la falta de iluminación, las pocas señales destrozadas, la promesa de una rotonda jamás construida.

Los vecinos más decididos encendieron una fogata y bloquearon la ruta, medida que levantaron a pedido de la Gendarmería; fue entonces cuando corrió la voz: “el miércoles que viene, asamblea en Tres Esquinas por la Rotonda”.
Para peor, el lunes 29 se produjo un violento choque de vehículos, a metros de la estación YPF de Salto de las Rosas; el reclamo se extendía así a pedir soluciones para otras zonas peligrosas del Distrito.
El espíritu de los vecinos se resumía en las declaraciones de la señora Marina, a Diario San Rafael (30-9-2014): “La idea es reunirnos no sólo a  quejarnos, sino a aportar soluciones”.


La asamblea del 1° de octubre

A
tardecía en Tres Esquinas, y ya se habían congregado unos 300 vecinos, cuando la reunión comenzó.
El concejal Darío Barandalla fue el encargado de informar que se había decidido construir la anhelada rotonda, mientras que el ingeniero Rodolfo Piastrellini, de Vialidad Provincial, explicó algunos detalles técnicos del proyecto.
Las obras comenzarían a partir del 8 de octubre, se terminarían en un plazo de cuatro meses, tendrían un costo de 15 millones de pesos, y se haría un derivador para efectuar los trabajos sin interrumpir el tránsito. La policía, por su parte, instalaría controles viales para evitar el exceso de velocidad.
Los vecinos se mostraron conformes con el proyecto, aunque algo escépticos de su concreción; por ello, acordaron con las autoridades volver a reunirse el miércoles 8, “para ver si cumplen lo que dicen”.

Asambleas del 8 y 10 de octubre

E
l día 8 concurrieron a la cita en Tres Esquinas un centenar de vecinos, quienes constataron que se cumplía el control policial, se había quitado el fatal poste de luz, y se había mejorado algo la cartelería.
Pero las autoridades de Vialidad no se presentaron, razón por la cual se hizo una solicitud por escrito, citándolas para el viernes 10; y en la cual se advertía que, de no comparecer, los vecinos decidirían “las medidas a tomar”. El texto fue llevado en mano por el concejal Alfredo Morán.
Finalmente, el encuentro se produjo. Las autoridades de Vialidad Nacional y Provincial explicaron que, en realidad, aún no se había hecho el llamado a licitación para adjudicar la obra, aunque la decisión de hacerla era inconmovible. Hubo un gesto de escepticismo en varios vecinos, pero se decidió seguir esperando, siempre atentos al estado de la situación.

Asambleas del 22 y 30 de octubre, y campaña de Educación Vial.

H
ubieron dos asambleas más, el 22 y 30 de octubre, en el local “El Viejo”, de Pedro Pablo, cercana a la YPF; ambas convocadas por los Vecinos de Cañada Seca por la Comunidad.
Asistieron a la primera el ingeniero Piastrellini, el jefe de Policía Vial comisario Daniel Ciardullo, el principal Miguel Quiroga de la comisaría 42a., el subjefe de Bomberos Voluntarios Fernando Stafora, y los concejales Morán y Martín Serrano. Los vecinos hicieron un repaso del escaso progreso de las obras en Tres Esquinas, y se propusieron nuevas medidas de seguridad vial: instalación de un semáforo en el cruce de la estación YPF, colocación de cordones en las veredas de la ruta y de reductores de velocidad, señalización clara y precisa entre el Canal Babacci y Tres Esquinas, y la realización de una campaña conjunta de educación vial.
Piastrellini se limitó a elevar la queja por morosidad en los trabajos ante Vialidad Nacional, y los concejales ofrecieron un pronto despacho a los temas dependientes de su área.
En la última asamblea, celebrada el 30 de octubre, se hicieron presentes el delegado municipal Alfredo Riera; el subcomisario Gustavo Manquepi y el principal Miguel Quiroga, por la Comisaría 42a.; el inspector Fabián Olguín, de la Policía Vial; el jefe y subjefe de Bomberos Voluntarios, Pablo Franciulli y Fernando Stafora; el presidente del Rotary Club, Miguel Ángel Ojeda; y el cura párroco Mario Camozzi.
Durante el transcurso de la misma, en un marco de total cooperación entre autoridades y vecinos, se concretaron los detalles de la campaña de educación vial, que se llevó a cabo el sábado 1° de noviembre entre las 11 y las 13 horas, en dos puntos clave: el canal Babacci y Tres Esquinas. La escuela Manuel Belgrano aportó folletería y ropa refractaria, Policía y Bomberos garantizaron la seguridad, y los vecinos repartieron el material didáctico, alcanzando en total a unos 400 vehículos.


De cara hacia el futuro


El balance de lo sucedido hasta el presente, arroja diversos resultados; unos marcadamente positivos, y otros no tan así. Entre los primeros, merece destacarse la voluntad y presencia de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Salto de las Rosas; un organismo comunitario cuyos miembros arriesgan la vida sin percibir remuneración alguna, y que debe lidiar con una histórica carencia de recursos, tema que se desarrollará en futuras ediciones de Una Voz de Cañada Seca.
También merece destacarse la constancia del personal de la comisaría 42a. y de la Policía Vial, que han estado presentes en las asambleas, y que cumplieron cabalmente la palabra empeñada ante la comunidad.
Menor crédito merecen las actuaciones de Vialidad Nacional y Vialidad Provincial; precisamente, las instituciones  que tienen a cargo los problemas más apremiantes, como ser la construcción de la Rotonda y la debida señalización e iluminación de las rutas 143 y 165.
En la asamblea del 1° de octubre aseguraron que la obra se iniciaría el día 8, y que estaría completada en unos cuatro meses; no obstante, en la asamblea del día 10 debieron reconocer que ni siquiera estaba hecha la licitación correspondiente, y en la celebrada el 22, Vialidad Provincial “pasó la pelota” a sus pares de Vialidad Nacional.
Los vecinos quieren creer que —por una vez— no se les está engañando, dando largas al asunto con la esperanza de que el reclamo vaya perdiendo fuerza hasta desaparecer; pero éste sería un juego peligroso. La absurda muerte de José Vergara marcó un antes y un después en la historia de Cañada Seca; y no resultaría desatinado suponer que, de mediar el silencio y la ausencia de las máquinas viales, se produzca un movimiento social que todos —autoridades y vecinos— no desean: el corte de la ruta que conecta al sur con el norte de la provincia. Evitar tan extrema situación queda en manos de las Vialidades, y en menor parte en la Municipalidad de San Rafael, cuyo rol es gestionar la solución a un problema, que lleva casi medio siglo sin resolución.